De 'Bullit' a 'Vivir y morir en Los Angeles': las diez películas que inspiraron 'Baby Driver'

De 'Bullit' a 'Vivir y morir en Los Angeles': las diez películas que inspiraron 'Baby Driver'


Babydriver5

Durante el pasado mes de junio, los afortunados habitantes del Reino Unido que pudieron pasarse por el British Film Institut disfrutaron de un maravilloso ciclo programado por el mismísimo Edgar Wright bajo el título de “Car Car Land”. Una selección compuesta por diez películas enmarcadas entre 1968 y 1985 que inspiraron al realizador de Poole a la hora de gestar su último trabajo ‘Baby Driver’.

Desde el clásico indiscutible ‘Bullit’ protagonizado por Steve McQueen, hasta el neo-noir ‘Vivir y morir en Los Ángeles’ de William Friedkin, esta es la decena de joyas que, entre el olor a rueda quemada y el rugir de los motores, impulsaron a Wright a firmar uno de los mejores filmes de acción de los últimos tiempos, que llegará a nuestras pantallas el próximo 7 de julio.

‘Bullit’ (1968)

El listado de referentes de ‘Baby Driver’ no podría abrirse con otro largometraje que no fuese ‘Bullit’, dirigida por Peter Yates un año después de la espléndida ‘El gran robo’. Es tan obvio como comprensible que la cinta de Wright tome el clásico protagonizado por Steve McQueen como ejemplo a seguir por un principal motivo: contiene la madre de todas las persecuciones automovilísticas entre su metraje.

Distanciándose de ‘Baby Driver’ por una brillante ausencia de banda sonora tras el acelerón inicial, la secuencia clave de ‘Bullit’ destaca por haber sentado precedente en la realización de persecuciones, siendo una de las primeras —si no la primera— en el empleo de las car-cams adheridas a los vehículos para rodar al actor maniobrando. Sumado a esto, la dilatación del fragmento, su icónica localización, su pulso narrativo, y el Mustang y el Charger protagónicos terminan de elevarla a los cielos de la acción sobre cuatro ruedas.

‘Un trabajo en Italia’ (‘The Italian Job’, 1969)

Este clásico británico de Peter Collinson es, según Wright, una de las primeras películas con persecución que recuerda haber visto a temprana edad. No extraña en absoluto que se grabase a fuego en su memoria, pues la mítica persecución a bordo de Minis a través de las calles de Turín es, a día de hoy, una de las más vibrantes y divertidas entre sus congéneres.

El tono y el estilo desenfadado y cómico del largo, su impresionante banda sonora firmada por el mismísimo Quincy Jones, y un tercer acto capaz de dejar boquiabierto al más pintado —y que no destriparé para quien aún no haya descubierto este diamante en bruto—, convierten a ‘Un trabajo en Italia’ en algo más que una set-piece bien construida que rememorar con nostalgia.

‘Contra el imperio de la droga’ (‘The French Connection’, 1971)

La primera de las dos aportaciones a esta lista dirigida por el gran William Friedkin, como era de esperar, es la magnífica ‘Contra el imperio de la droga’ —más conocida como ‘The French Connection’—; filme al que Wright define como “una gran película con una gran persecución”, en contraposición al resto de cintas, a las que etiqueta como “grandes películas de persecuciones”.

Los motivos para ensalzar el clásico de culto de Friedkin se centran sobre la vuelta de tuerca a lo visto anteriormente en otros filmes con secuencias con vehículos dándose caza. La originalidad de tener el coche de Gene Hackman persiguiendo a un tren que circula por un paso elevado, sumado a la brillante gestión del espacio para tenernos ubicados en todo momento, quedó a la sombra de la sensación de peligro y ultra-realidad que transmite el haber rodado con tráfico real una mañana de domingo.

‘Punto límite: cero’ (‘Vanishing Point’, 1971)

No puedo menos que aplaudir la inclusión de ‘Punto límite: cero’, uno de mis largometrajes de cabecera de todos los tiempos, en la esencial selección de Edgar Wright. La obra de Richard C. Sarafian con guión de Guillermo Cabrera Infante atesora, tras su glorioso Dodge Challenger blanco de 1970 rodando desde Denver hasta San Francisco, una espiritualidad y un alma difícilmente replicables.

Además, la importancia de la película trasciende a su subtexto heredero del cine enlazado al conflicto de Vietnam, y enlaza con ‘Baby Driver’ a través de su empleo de la música; destacando Wright el modo en que, durante una secuencia de persecución, la canción que está sonando en la radio finaliza para dar paso a otra de forma instantánea, algo que nunca había visto hacerse anteriormente.

‘La indecente Mary y Larry el loco’ (‘Dirty Mary Crazy Larry’, 1974)

Wright destaca por encima de todo el alma de serie B de usar y tirar de ‘La indecente Mary y Larry el loco’; el revulsivo de John Hough al aura más oscura de los filmes herederos de ‘Bonnie & Clyde’ protagonizado por Peter Fonda y Susan George en 1974.

Desmarcándose de cintas como ‘Easy Rider’, el cierre amable y divertido de la película se sitúa como la principal razón de su elección. Junto al buen hacer y el sentido de la acción de su realizador, el director de ‘Baby Driver’ destaca un soberbio y poco reconocido trabajo de cámara centrado en el uso de angulares, la espectacularidad de sus planos de situación, y el curioso y efectivo empleo de contrapicados.

‘Una extraña pareja de polis’ (‘Freebie and the Bean’, 1974)

Antes de que Walter Hill firmase en 1982 la considerada como primera buddy movie de acción/policiaca ‘Límite: 48 horas’, subgénero popularizado en los años 80 y que tocó techo con ‘Arma letal’ en el 1987, Richard Rush sentó las bases de este tipo de producciones con ‘Una extraña pareja de polis’.

Este filme de 1974 brilla especialmente gracias a las geniales interpretaciones del dúo principal compuesto por James Caan y Alan Arkin, quienes derrochan una química de la que Wright tomó buena nota para dirigir a sus actores en ‘Baby Driver’. Además, las secuencias de conducción se erigen como auténticas clases magistrales sobre cómo desatar el caos y la destrucción en pantalla.

‘Los caraduras’ (‘Smokey and the Bandit’, 1977)

Edgar Wright reconoce haber programado este largo, entre otros motivos, por no haber tenido nunca la oportunidad de verlo en pantalla grande, habiéndolo disfrutado tan sólo en su televisor. Además de esto, ‘Los caraduras’ merece un reconocido crédito al ser la segunda película más taquillera de 1977, estando únicamente a la sombra del Episodio IV de ‘Star Wars’.

Pese a su su falta de profundidad, esta cinta dirigida por Hal Needham atesora una capacidad innata para el noble arte de entretener sin concesiones, y hace gala de un reparto desatado capitaneado por unos Burt Reynolds, Sally Field y Jackie Gleason que parecen estar pasándoselo en grande.

‘The Driver’ (1978)

“Mi película [‘Baby Driver’] no podría existir sin ‘The Driver'”. Estas son las palabras de un Edgar Wright que se quedó con el segundo trabajo de Walter Hill grabado a fuego tras verlo de adolescente en televisión. Una experiencia que le ha acompañado a lo largo de su vida, y que se refleja como principal influencia de su última obra.

Las alabanzas hacia la excelente cinta protagonizada por Ryan O’Neil, dando vida al héroe silente del que ha bebido claramente el Baby de Wright, pasan por el tratamiento de la fotografía, el empleo de personajes sin nombre, el uso de la arquitectura de Los Angeles o el modo en el que ‘The Driver’ trata la organización de los atracos y los participantes en ellos.

No obstante, la inmensa mayoría de los merecidísimos halagos van dirigidos a la dirección de Walter Hill, quien fue ayudante de dirección en ‘Bullit’, aprendiendo más de un truco que mimetizó en el que fue su segundo largometraje. El descubrimiento de la car-cam en el rodaje de Peter Yates le permitió filmar las secuencias de conducción de forma subjetiva con un pulso narrativo impecable que ha pasado a la historia.

‘Granujas a todo ritmo’ (‘The Blues Brothers’, 1980)

Comedia de primerísima categoría —como no podría ser de otro modo teniendo a Belushi y Aykroyd como estrellas principales—, música inigualable —desde Aretha Franklyn hasta James Brown—, y las persecuciones más salvajes y destructivas que hayamos podido ver en la gran pantalla hasta la llegada de ‘Mad Max: Furia en la carretera’.

Con todos estos ingredientes, ¿cómo no iba a ser la obra cumbre de John Landis —con permiso de ‘Un hombre lobo americano en Londres’— uno de los principales referentes de ‘Baby Driver’?

‘Vivir y morir en Los Angeles’ (‘To Live and Die in L.A.’, 1985)

Cerramos esta maravillosa lista con el único director que hace doblete en ella: William Friedkin; director de ‘The French Connection’ al que Edgar Wright otorga el galardón de “rey de las persecuciones”.

‘Vivir y morir en Los Angeles’ supone una evolución lógica y, a su vez, un reflejo de la película firmada por Friedkin en 1971. Por una parte, el filme de 1985 es a Los Angeles lo que ‘Contra el imperio de la droga’ lo fue a Nueva York en su momento. Además, donde la primera destacó aportando un punto de originalidad a su persecución principal utilizando un tren, en este caso la set piece automovilística central nos transporta a una autopista para llevarnos en sentido contrario a toda velocidad.

La pericia a la hora de dirigir y mover la cámara de William Friedkin alcanza un nuevo nivel en su trabajo protagonizado por William Petersen y Willem Dafoe, haciendo gala de imposibles movimientos de grúa y elevando la expresión “chute de adrenalina” a la enésima potencia.

También te recomendamos


'Baby Driver' será la próxima película de Edgar Wright


Edgar Wright explica por qué salió de 'Ant-Man': "Me convertí en un director de encargo"


'Blue Song': el videoclip con el que Edgar Wright puso a prueba su idea para 'Baby Driver'


La noticia

De ‘Bullit’ a ‘Vivir y morir en Los Angeles’: las diez películas que inspiraron ‘Baby Driver’

fue publicada originalmente en

Espinof

por
Víctor López G.

.



Source link

PASADO Y PRESENTE

NUESTROS CLIENTES


Son nuestro respaldo, la mayor prueba de éxito, triunfo y confianza. ``Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”. Henry Ford.
LISTOS PARA SERVIRTE

QUE NECESITAS


``Observamos las necesidades y las convertimos en soluciones``. No dudes en contactarnos, nuestro equipo de profesionales esta listo para responder todas tus dudas.

www.h2acomunicacion.cl

Tel:

+(56 9) 7781 0255

Horarios:

Lunes a Viernes 09:00 a 18:00 hrs.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje